Se cancela la Liga Iberdrola: el Barça Femenino, campeón

Imagen de alegría del FC Barcelona femenino (Àlex Garcia - La Vanguardia)

La espera ha terminado, y con ella; las posibilidades de volver a ver rodar el balón esta temporada en Primera y Segunda División. Hace menos de 24 horas que se ha oficializado la cancelación de La Liga Iberdrola y, por consiguiente, de todo el fútbol femenino profesional y no profesional (a excepción de algunos “play-off” exprés en Tercera División).

Tras la aparición de algunos rumores que hablaban de que Luis Rubiales, presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), quería dar estas competiciones por finalizadas esta semana; se creó un clima de incertidumbre. Finalmente, este ha quedado disipado tras la resolución de la comisión celebrada este viernes 8 de mayo, en la que se oficializaban varias decisiones trascendentales para el futuro del fútbol femenino.

Entre ellas, la más sonada ha sido la proclamación del F.C. Barcelona Femenino como nuevo campeón de liga, que aventajaba en nueve puntos al segundo clasificado, el Atlético de Madrid. Los dos serán a su vez los clasificados nacionales para la Champions femenina de la temporada que viene, a expensas de determinar lo que sucederá con la actual, que todavía no ha finalizado y, casualidades del destino; enfrentaba a ambos conjuntos en cuartos de final.

Por otra parte, la Federación ha ratificado que no habrá descensos ni en la Liga Iberdrola ni en el Reto Iberdrola, por lo que Valencia y Espanyol, que se encontraban en la zona más baja de la clasificación, conservarán su categoría y de esta manera, se unirán a ellos y al resto de equipos en la élite del fútbol femenino español el Santa Teresa (Grupo Sur) y el Éibar (Grupo Norte), quien ocupa la plaza del primer clasificado: el Athletic de Bilbao “B”, quien no ostenta la capacidad de ascenso al ser un filial.

Así, el número de participantes en la Liga Iberdrola pasará de 16 a 18 equipos, quedando la división de plata con 34 conjuntos repartidos en dos grupos de 17, conservando sus tradicionales Grupo Norte y Grupo Sur. La idea es que a partir de la próxima campaña se recuperen las cifras de equipos actuales en cada categoría, haciendo descender a cuatro equipos a la Reto Iberdrola.

Esto condiciona de igual manera el fútbol no profesional, concretamente a la Tercera División femenina (o Primera Nacional). Por ello, se ha acordado la disputa de un play-off exprés que permitirá a cuatro equipos ascender a Segunda. Estas eliminatorias serán de cuatro partidos, comenzando en cuartos de final, y la disputarán en una sede única y aún por determinar, los siete primeros actuales de cada grupo de Primera Nacional y el mejor segundo. De este modo, La Tercera División femenina pasará a tener 112 equipos, frente a los 98 que actualmente conforman la liga.

Otra competición cuyo caso estaba sin resolver era la Copa de la Reina. La RFEF ha decidido finalmente que las eliminatorias que quedaban por disputarse, es decir; las semifinales y la final del torneo se jugarán en la temporada 20/21.

Todas estas decisiones han provocado crispación y controversia, recibiendo varias críticas al no haber estado consensuadas o por haber tratado al fútbol femenino de diferente forma que al masculino.

La Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF), formada por 13 de los 16 clubes de la Liga Iberdrola, reclamaba un acuerdo entre la federación y los clubes de manera que se pudiera llegar a un punto común, justo antes de que saliera a la luz esta noticia. Sin embargo, esta reunión nunca se produjo y la RFEF, en plenas potestades para adoptar esta medida, aunque sin tener en cuenta la opinión de los afectados; dio por finalizada la competición liguera.

Uno de los perjuicios más directos provocados por esta decisión son la pérdida de los derechos televisivos del futbol femenino, entre otros ingresos; que dependían de la reanudación de la competición, como informamos hace unas semanas. Estos ingresos pueden rondar entre los 600.000€ y el millón de euros.

Finalmente, las jugadoras se han tenido que limitar a reclamar una serie de propuestas, entre las que se encuentran la negación a una Primera División con dos grupos como ocurre en Segunda, así como la imposibilidad de que compitan más de 18 equipos o que aumenten el número de descendidos. Esta última propuesta, como indicamos anteriormente; no ha sido atendida, pero quedará en disputa hasta el inicio de la próxima campaña.

Las declaraciones, como decimos; no han tardado en llegar: “es una liga totalmente merecida, lo hemos demostrado, pero nos queda la sensación como de no haber acabado la faena”, declaraba la capitana del conjunto culé, Vicky Losada, con alegría contenida tras la consecución de su 5º título liguero después de 4 años de sequía azulgrana.

Sin embargo, han sido muchas las futbolistas que han manifestado su disconformidad, ejemplo de ello son las duras declaraciones procedentes del Real Betis, concretamente de sus jugadoras Priscila Barjola y Ana “Willy” Romero. La delantera se preguntaba “¿quién dirige el deporte femenino en España con tanta diferencia entre sexos y deportes?”. Su compañera intentaba dar una respuesta al asunto: “el problema es que no nos consideran profesionales”. Cabe destacar que la portera ha estado ayudando activamente como enfermera durante esta crisis de manera desinteresada.

Aunque como en cada situación, también ha habido ganadores en esta decisión, siendo el Espanyol y el Valencia los más beneficiados por su situación en la tabla clasificatoria, que los condenaba a día de hoy al descenso. El entrenador del conjunto perico, Jordi Ferrón manifestaba su alivio: “la situación nos beneficia porque al evitar los descensos se nos da una nueva oportunidad de estar el año que viene en Primera. No nos queda otra que empezar a planificar la próxima temporada intentando no cometer errores”. El conjunto españolista era el colista con solo 5 puntos y a 13 de una salvación que se antojaba heroica con 8 jornadas restantes por disputarse.

En resumidas cuentas, esta polémica no ha dejado a nadie indiferente. Debido a la complicada situación actual, estaba claro que había que tomar una decisión que no iba a ser a gusto de todos. Sin embargo, se ha llevado a cabo unilateralmente, sin tener en cuenta a las máximas implicadas, las jugadoras; que soñaban con volver a pisar el campo esta temporada.

Además, esto ha dejado una pregunta más sobre la mesa: si tanto el fútbol masculino como el femenino son considerados profesiones y ambos se iban a desarrollar bajo estrictas medidas de seguridad, ¿cuál es la razón para esta discriminación?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Noticias relacionadas
Menú

Uso de cookies

En lo único que no nos diferenciamos de otros sitios webs en el uso de cookies para intentar mejorar. Si continúas navegando entendemos que nos echas una mano en la mejora aceptando nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies