El Pepe Barrera empantana el fútbol femenino gallego

El Pepe Barrera empantana el fútbol femenino gallego. El campo de fútbol municipal situado en Ribadeo acogió el pasado fin de semana un espectáculo digno de apertura de telediario. En vez de un partido de fútbol parecía el festival del Rolling Cheese (el evento anual primaveral que se celebra en Inglaterra en el que personas corren detrás de un queso ladera abajo).

 

Características del campo Pepe Barrera

Es un campo municipal perteneciente al ayuntamiento de Ribadeo. En él juegan como locales los jugadores y jugadoras del Ribadeo CF. Es un terreno de juego con césped natural. Un césped natural que según reclama el técnico del equipo en preferente del Ribadeo no recibe los ciudados necesarios para su buen estado.

Ningún equipo entrena en el campo durante la semana. Se utiliza unicamente para partidos.

La instalación dispone además de gradas cubiertas para 2.500 aficionados y un bochinche a pie de campo.

 

Ribadeo CF – Unión Campestre

La jornada 20 de la segunda división gallega hacía que el Pepe Barrera acogiese a las futbolistas de Oleiros y Ribadeo tras un marzo en el que no ha parado de llover.

El campo el domingo ya había soportado dos partidos de juveniles por la mañana y el de preferente masculino Ribadeo – Betanzos por la tarde. Ambos equipos a las cinco de la tarde ya declararon que el campo no estaba en condiciones para jugar, así que imaginaros como estaba a las siete de la tarde cuando empezaba el femenino.

 

Jugadoras del Ribadeo

Nuria Pérez, jugadora del Ribadeo, ha dicho que el Pepe Barrera es un campo grande que con buen tiempo es una gozada jugar en él. El problema viene en invierno cuando lluvia tras lluvia no le da tiempo a recuperar, una de las causas dice ser la creación de la grada oeste del campo que impide el buen drenaje en el terreno de juego.

«El Pepe Barrera, era, hace no muchos años, unos de los mejores campos de toda Galicia«. Nuria asegura que los partidos cuando la climatología adversa los suelen jugar en el campo artificial de Pontenova, pero sólo pueden hacer uso de él cuando está libre. Además cree que sería buena idea la obligatoriedad de tener un campo como segunda opción en domingos como el pasado 18 de marzo.

El club hace toda la fuerza que puede pero el ayuntamiento no toma medidas. Hay previsto construir un campo de césped artificial en Ribadeo pero el proyecto lo marca para el año 2020 ¿Aun van a pasar dos años hasta que se evite jugar en estas condiciones?

 

Jugadoras del Unión Campestre

Las futbolistas se quedaron boquiabiertas al ver el estado del campo al bajarse del autobús. Poco verde pudieron ver, todo estaba embarrado.

Úrsula, mediocentro del equipo de Oleiros piensa que «de entrada el árbitro ya debería de haber sentenciado puesto que el balón ni votaba ni rodaba y hasta a él le costaba moverse por el campo. No era apto para el juego era apto para plantar patatas y muy dado a lesiones como torceduras y esguinces«.

El Pepe Barrera empantana el fútbol femenino gallego Jessica Cortés, extremo del equipo franjiazul, cree que como en baloncesto «debería de ser obligatorio tener una segunda pista de juego por si la primera no está en condiciones. Era deber del árbitro haber anulado ese partido en el que en el calentamiento ya estábamos hundidas hasta los tobillos»

Durante la disputa del encuentro, aunque más bien podríamos decir mientras se jugaba el partido del ping-pong del barro, la capitana del Unión Campestre, María Fraga, resultó lesionada y presenta baja deportiva «Creo que deberían haber previsto que en invierno y con lluvia es inviable poder jugar 4 partidos el mismo día en un campo de hierba natural. Mi lesión se produce por un calentamiento inadecuado dada la situación del terreno de juego, por inestabilidad del campo y por el continuo golpeo de balón de puntera.»

Todas coinciden en que disputaron el encuentro porque su club ya había invertido en el autobús y ellas en tiempo de desplazamiento pero que los acontecimientos no han sido nada coherentes. Si juegan federadas es por disfrutar de una disciplina y de la competición no para agonizar durante 2 horas encima del barro. Si quisiesen deporte de aventura se federarían en barranquismo.

 

 

Ribadeo CF – Victoria C

No era la primera vez que se daba esta circunstancia este año. La jornada 15 el panorama fue similar. El visitante esta vez, las cadetes pertecientes al Victoria C. 16 jugadoras se desplazaron hasta Ribadeo, sólo ocho estaban sobre el barro con el pitido final.

Samuel Fernández, entrenador del equipo coruñes opinó: «el estado del terreno de juego cuando nosotros llegamos era lamentable. La verdad es que no me sorprendió en la fecha en la que visitamos el campo (tras uno de los temporales). Lo que si me sorprendió fue que el árbitro no pusiese impedimento alguno en la celebración del encuentro o reporte alguno a la Federación Gallega para que tome medidas al respecto. Bajo mi punto de vista es un peligro para las jugadoras, tanto visitantes como locales. En todo caso deberían de tener un plan B, como por ejemplo un campo próximo de césped artificial»

 

Arbitraje

¿Es necesario jugar en estas condiciones en liga amateur? ¿qué sentido tiene meterse en medio del barro a chapotear? ¿Por qué la Federación no toma medidas?

¿Por qué en ningún caso el árbitro ha suspendido el encuentro? El artículo 240.2 del Reglamento General Gallego dice «El árbitro podrá suspender la celebración de un partido por las siguientes causas: a)Mal estado del terreno de juego» Si lo que se vio estas dos jornadas en el Pepe Barrera, que bien se podrían confundir con la ciénaga de Shrek, no es mal estado ¿Que lo es entonces?

Además el artículo 237 «El árbitro: Obligaciones» del mismo reglamento señala entre estas:

«1. Antes del comienzo del partido:
a) Inspeccionar el terreno de juego para comprobar su estado, el marcaje de líneas, las redes de las porterías y las condiciones reglamentarias que en general, tanto aquél como sus instalaciones, deben reunir, dando al delegado de campo las instrucciones precisas para que subsane cualquiera deficiencia que advierta.

b) Ordenar, asimismo, la suspensión del partido en caso de mal estado del terreno de juego no imputable a acción u omisión, y en los demás supuestos que se establecen en las disposiciones vigentes.»

Recalcamos que se pitó un penalti a favor del Ribadeo FC en el que el árbitro se vio obligado a contar mediante pasos desde el palo de la portería la distancia desde la que se debía efectuar el disparo. Como se aprencia en las imágenes no se veían lías, el balón no sólo no rodaba sino que se quedaba estancado.

Las chicas tienen derecho a jugar en un campo en condiciones normales ¿No hay posibilidad de jugar en otro sitio cuando las condiciones son estas? ¿Qué necesidad hay de fanguearse así?

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.
Noticias relacionadas
Menú

Uso de cookies

En lo único que no nos diferenciamos de otros sitios webs en el uso de cookies para intentar mejorar. Si continúas navegando entendemos que nos echas una mano en la mejora aceptando nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies