Lesiones de rodilla en el fútbol femenino

Al ser un deporte de contacto, no es poco común encontrar lesiones en las rodillas de las jugadoras de fútbol femenino. De hecho, son la segunda área más afectada por las lesiones en las piernas de las jugadoras, sólo superadas por las lesiones en los tobillos.

Entre las lesiones más comunes que podemos encontrar en las rodillas tenemos desde esguinces de ligamentos colaterales de la rodilla más o menos graves, a luxaciones de rótula, entesopatías (regiones de unión de tendón con hueso), tendinopatías y las más temidas, pero no por ello más frecuentes, que son la rotura de meniscos y de ligamentos cruzados, bien sean anteriores o posteriores.

Al igual que como ocurre con el tobillo, las lesiones de rodilla pueden ser causadas por razones extrínsecas o intrínsecas. Cuando de prevención se trata, las de causas intrínsecas son de especial importancia porque pueden ser prevenidas mediante entrenamientos adecuados y hábitos saludables.

Los esguinces de rodilla son una ocurrencia frecuente en varios niveles, desde simples distenciones hasta roturas que nos aparten de los terrenos de juego durante unos meses. Algo que hay que tener presente es la predisposición genética de las mujeres a sufrir «genu valgo»:  aquellas piernas que, colocándolas juntas, encontraremos las rodillas muy próximas entre sí y los tobillos quedan separados.

La luxación o subluxación de la rótula es otra lesión que se presenta con frecuencia, especialmente en mujeres de alta estatura y un desarrollo muscular algo pobre. A pesar de que pueden ocasionarse por factores intrínsecos, un fuerte golpe también puede causar este tipo de lesiones.

Sea cual sea el caso, es importantísima una correcta potenciación de los músculos del muslo durante los entrenamientos: ejercicios que beneficien a los cuádriceps y rutinas de piernas enfocadas en los aductores y abductores pueden ser claves para la prevención de lesiones en las rodillas y los muslos. Así mismo, como hemos mencionado anteriormente en nuestra web (link 2), ante las lesiones lo primero que debemos recordar es aplicar el método CRICER: Crioterapia (hielo), Compresión (vendaje), Elevación y Reposo y acudir a que nos realicen un buen diagnóstico médico.

Este artículo pertenece a la serie de artículos sobre lesiones en colaboración con Elena Peña Rodriguez, fisioterapeuta de A Coruña con más de 10 años de experiencia en el sector.

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.
Noticias relacionadas
Menú

Uso de cookies

En lo único que no nos diferenciamos de otros sitios webs en el uso de cookies para intentar mejorar. Si continúas navegando entendemos que nos echas una mano en la mejora aceptando nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies